Productos químicos para piscinas

Piscinas y más

Cómo mantener tu piscina limpia y cuidada. Información de filtros y cubiertas para piscinas

El sistema de filtro de una piscina hace el trabajo pesado para mantener el agua limpia, pero se necesita la química para completar la limpieza. Es importante manipular cuidadosamente el equilibrio químico en las piscinas por varias razones:

  • Patógenos peligrosos, tales como las bacterias, crecen en el agua. Una piscina llena de agua sin tratar, sería un lugar perfecto para los microorganismos portadores de enfermedades que pasan de una persona a otra.
  • El agua con un equilibrio químico equivocado puede dañar distintas partes de la piscina.
  • El agua equilibrada incorrectamente puede irritar la piel y los ojos.
  • Si una piscina está equilibrada incorrectamente, el agua puede volverse muy turbia.
Productos químicos para piscinas

Para tener cuidado de los agentes patógenos del agua, hay que introducir un agente desinfectante que se deshará de ellos.

El elemento desinfectante más popular para las piscinas es el cloro. Éste se vende en forma de compuesto químico, como por ejemplo, el hipoclorito de calcio (sólido) o el hipoclorito de sodio (líquido). Cuando el compuesto se añade al agua, el cloro reacciona con ésta para formar diversos productos químicos, como el ácido hipocloroso de forma más notable.

El ácido hipocloroso mata las bacterias y otros patógenos, atacando a los lípidos de las células de las paredes y destruyendo las enzimas y las estructuras que se encuentran en el interior de las células a través de una reacción de oxidación.

Existen desinfectantes alternativos, como el bromuro (pastillas de bromo) que hace básicamente lo mismo pero se obtienen resultados ligeramente diferentes.

El cloro se prepara normalmente en forma líquida, en polvo o en pastillas (aunque algunos profesionales también utilizan cloro gaseoso) y se puede añadir al agua en cualquier parte del ciclo. Los expertos en piscinas, generalmente recomiendan añadirlo sólo después del proceso de filtración, utilizando un alimentador químico. Si se añade directamente a la piscina, como por ejemplo, cuando metemos pastillas en la caja del skimmer, el cloro tiende a estar demasiado concentrado en esas zonas.

Un problema con el ácido hipocloroso es que no es particularmente estable. Se puede degradar cuando se expone a la luz ultravioleta del sol y se puede combinar con otros productos químicos para formar nuevos compuestos. Los cloradores de piscina, a menudo, incluyen un agente estabilizante, como por ejemplo, ácido cianúrico, que reacciona con el cloro para formar un compuesto más estable que no se degrada fácilmente cuando se expone a la luz ultravioleta.

Incluso con un agente estabilizador, el ácido hipocloroso al combinarse con otros productos químicos, puede formar compuestos que no son desinfectantes muy eficaces. Por ejemplo, el ácido hipocloroso al combinarse con amoniaco, que se encuentra en la orina, entre otras cosas, produce cloraminas diferentes. Las cloraminas no son sólo desinfectantes pobres, sino que en realidad pueden irritar la piel y los ojos, además de tener un olor desagradable. El distintivo olor y la irritación ocular asociada con piscinas en realidad son debido a las cloraminas y no al ácido hipocloroso común. Por lo general, un olor fuerte significa que hay muy poco cloro libre (ácido hipocloroso), en vez de demasiado. Para deshacerse de las cloraminas, los encargados del mantenimiento de la piscina tienen que aplicar un tratamiento de shock a la misma, agregando una dosis inusualmente fuerte de productos químicos para limpiar la materia orgánica y los compuestos químicos inútiles.

La formación de cloraminas se relaciona con el segundo elemento importante en la química de la piscina, el manteniendo de un correcto pH.

Bombillas de luz subterránea

Actualmente, la mayoría de las piscinas se construyen con luces subterráneas, en parte por la estética, pero principalmente para que los nadadores nocturnos puedan ver lo que están haciendo. En un diseño común de iluminación bajo el agua, se sella una bombilla de luz incandescente en un accesorio impermeable, que se encuentra dentro de un nicho incrustado en la pared de la piscina. El cable con aislamiento eléctrico se conecta con el dispositivo a través de un sello especial, con la finalidad de mantenerlo aislado del agua. El cable vuelve de nuevo a la casa (o donde haya una fuente de energía) a través de un largo cable protegido por un tubo, que se llena de agua la mayor parte de su recorrido. Debe haber suficiente cable extra en el tubo para que se pueda utilizar cuando se necesite extraer la lámpara incrustada en la pared, por encima del nivel del agua cuando se desee cambiar la bombilla.

Algunas personas utilizan fibra óptica para iluminar sus piscinas, en lugar de lámparas incandescentes incrustadas. En este sistema, la fuente de luz real no tiene porque estar bajo el agua, así que puedes saltarte toda la parafernalia necesaria en el diseño anterior para cambiar la bombilla.

Desinfectantes para piscinas

Si estás buscando un tratamiento sin cloro, un sustituto del cloro o pastillas de bromo en el siguiente listado puedes encontrar los mejores y más económicos desinfectantes para piscina: productos para desinfectar la piscina.